Viernes, 24 de Octubre de 2014
¿Qué conviene: Tomar leasing financiero u operativo?

La decisión dependerá de la necesidad de la empresa de renovar los activos una vez culminado el período de la inversión, el costo de cada opción y el nivel de endeudamiento que quiera tener.

 

Las empresas tienen que tomar la decisión del tipo de producto financiero que más les convenga y se acomode a sus requerimientos.


Elegir entre el leasing financiero o el operativo depende de una serie de factores como el interés o necesidad de la empresa de renovar los activos una vez culminado el período de inversión, manifestó a Gestión el gerente de Leasing del BBVA Banco Continental, Víctor Montero.


"Si el cliente quiere hacerse de la propiedad es más conveniente el arrendamiento financiero", agregó Montero, tras anotar que la decisión también dependerá del costo de cada opción.


"Si bien no son productos directamente comparables, por la estructura de competencia en el Perú, el leasing financiero normalmente resulta menos costoso", señaló.

En esta decisión, además, está presente el interés del cliente por mostrar un menor endeudamiento financiero, indicó Montero, tras precisar que "el leasing operativo se registra solo como un alquiler".


Reduce carga tributaria


Frente a un crédito comercial tradicional, el leasing financiero presenta la ventaja de poder depreciar el activo más rápidamente y, por ende, reducir la carga del Impuesto a la Renta (IR) y, además, permite un manejo más eficiente del Impuesto General a las Ventas (IGV), dijo.


Pero ¿qué es el leasing o arrendamiento financiero? Es una operación de financiamiento que consiste en la compra de un bien por parte de una empresa financiera, a pedido de su cliente que lo necesita usar, que elige al proveedor y negocia las condiciones de compra, explicó el especialista en derecho financiero, Rolando Castellares.


Una vez adquirido el bien es entregado en uso al cliente a cambio del pago de una renta con una opción de compra al término del contrato, a ser ejercitada por el cliente, solo si se hubiese pagado la renta pactada sin moras, manifestó.


"Al ejercitar la opción de compra, el pago que se hace es residual y mínimo. De este modo, el bien es finalmente adquirido por el cliente", añadió.

Clientes

¿Y quiénes pueden optar por el leasing financiero? En el Perú, por razones más bien tributarias, al estar gravada esta operación con el IGV, quienes recurren a esta modalidad de financiamiento son las personas sujetas al IGV, sostuvo.

Pues quienes no están gravados con el IGV les resulta caro este financiamiento, ya que al no generarse un crédito fiscal a su favor, tendrían que asumirlo, por lo que les es preferible obtener un crédito en efectivo, cuyos intereses están inafectos al IGV, señaló.


De esta manera, si una persona natural adquiere un vehículo con un leasing pagaría 19% más que otra que lo adquiere con un crédito vehicular, afectando en garantía el mismo vehículo, precisó Castellares, tras referir que, por ello, las personas no gravadas con el IGV no hacen uso del leasing en el Perú, precisó.

las claves


1 Los clientes pueden adquirir a plazos un bien que compra al contado la empresa financiera, a su pedido.


2 Los clientes pueden lograr beneficios tributarios al usar el crédito fiscal que genera el Impuesto General a las Ventas (IGV) y depreciar aceleradamente el bien que adquieren, lo que acorta el pago del impuesto a la renta (IR).

3 Si los clientes inclumplen con el pago de sus cuotas, los bienes retornan a sus propietarios (la entidad financiera) y tienen que pagar las cuotas vencidas y por vencer.

4 Si el cliente incurre en insolvencia, el bien financiado al no ser de su propiedad, no forma parte de la masa concursada y la empresa financiera puede recuperarlo.

5 Terceros acreedores no pueden embargar el bien por no ser propiedad del cliente financiero.

 

Fuente: Diario Gestión Pág. 16

 
 
© Copyright 2007 - 2012 | Revista Actualidad Empresarial